EX EPIDEMIÓLOGA DEL MINSAL ACUSA AL GABINETE DE MAÑALICH DE MANIPULAR DATOS DEL COVID-19

106 Lecturas

La exfuncionaria entregó correos suscritos por ella, en los que manifestó reparos técnicos a la manera en que se estaban manejando los registros de la pandemia.

Ahora sí que se pone color de hormiga el panorama para el Minsal. Hoy Ciper dio a conocer el testimonio de la exepidemióloga del ministerioAndrea Albagli, quien acusa al gabinete de Jaime Mañalich, manipular los datos con respecto a los casos de coronavirus en el país.

La profesional declaró ante la Fiscalía el 30 de septiembre y señaló algo muy concreto: sostiene que en abril existió una orden directa del gabinete del entonces ministro Jaime Mañalich para manipular la base de datos con el número de personas contagiadas con covid-19.

Para ese entonces, Albagli era una de las encargadas de elaborar los informes epidemiológicos que se publicaban dos veces a la semana, y que entregaban información detallada sobre el avance de la pandemia. Para ratificar sus dichos mencionó a seis testigos.

Además, la exfuncionaria entregó correos suscritos por ella, en los que manifestó reparos técnicos a la manera en que se estaban manejando los registros de la pandemia, sin que la autoridad adoptara medidas. Uno de ellos apuntaba a que la letalidad era mucho más alta en pacientes de Fonasa que en los de isapre.

Albagli señaló en su declaración que a mediados de abril había dos formas de comunicar los datos del avance de la pandemia a la opinión pública: “Reportes diarios, (con los) que no teníamos vinculación, lo hacía el ministro con la jefa de gabinete, que es el que se entrega al público”, y los informes epidemiológicos, en los que ella trabajaba. Dijo que existía un criterio para contar a los contagiados: que el caso estuviera reportado en el sistema Epivigila (un software del Minsal donde se concentran los contagios reportados por los médicos y las seremi) y que contara con un examen PCR positivo en laboratorio. Si una persona estaba en Epivigila como covid positivo, pero no tenía examen, no se lo consideraba.

“No existía un sistema de control de calidad, de ponerlo a prueba, para que no se escapara nada”, aseguró. El dato más sensible de su declaración se remite al viernes 24 de abril. Dijo que ese día “nos piden que cambiemos la información”.

La profesional contextualizó su testimonio señalando que el reporte de Mañalich se daba, generalmente, a las 11:00 y que la publicación del informe epidemiológico era pasada las 17:00.

“Cuando nos hacen esta solicitud, lo realiza mi jefatura directa, pero a nombre del gabinete. Ese día el gap (la diferencia) era de 30 casos, era pequeña. Eran 30 casos de contagio más. Me piden del gabinete del ministro que vuelva a hacerlo, para que se ajuste, entre comillas, el valor sin superar lo informado por el ministro”, agregó Albagli.

LA DEFENSA

Las defensas del Mandatario (Samuel Donoso) y del exministro de Salud (Gabriel Zaliasnik), y de la subsecretaria Paula Daza (Eduardo Riquelme) enviaron ayer una respuesta al Máximo Tribunal, luego de que éste último le pidiera al titular de Salud, Enrique Paris, que explique su rechazo a la entrega de e-mails a la fiscalía.

El Ministerio Público requiere las comunicaciones de Mañalich, de su exjefa de gabinete y la Daza, en el marco de una investigación por presunta diseminación imprudente de gérmenes patógenos en medio de la pandemia.

No solo defendieron las razones que dio el ministro de Salud, Enrique Paris, para negar la entrega de los correos electrónicos de su antecesor Jaime Mañalich, de su exjefa de gabinete, Itziar Linazasoro, y de la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, sino que se refirieron al fondo de la investigación por presunta diseminación imprudente de gérmenes patógenos en medio de la pandemia.

Los abogados del Presidente Sebastián Piñera, Samuel Donoso; de Mañalich, Gabriel Zaliasnik, y el jurista que representa a Daza y al subsecretario de Redes Asistenciales Arturo Zúñiga, Eduardo Riquelme, entregaron a la Corte Suprema sus argumentos de por qué la fiscalía no debería acceder a los e-mails de las autoridades de Salud, sin que el Máximo Tribunal pidiera a ellos una respuesta, como sí la habían solicitado a Paris. Consigno La Tercera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido protegido
instagram